Seguidores

jueves, 29 de enero de 2015

COMO ATENUAR EL DOLOR EMOCIONAL



                                                                                                                                                                             plus.google

Una serie de estudios realizados por los investigadores Ozlem Ayduk de la Universidad de California y Ethan Kross de la Universidad de Michigan, demostró que un simple truco mental puede reducir significativamente el dolor emocional que sentimos cuando reflexionamos sobre experiencias o recuerdos dolorosos del pasado.

En su indagación, los autores descubrieron que la perspectiva a través de la cual recordamos un hecho determina la cantidad de sufrimiento que evoca.

Ayduk y Kross explican que cuando se reproducen y analizan experiencias dolorosas en la mente, la tendencia natural es hacerlo en primera persona, es decir, vemos la escena desarrollándose a través de nuestros propios ojos. Esto, por lo general provoca un dolor emocional significativo, ya que se nos hace revivir la experiencia.

En cambio, el sufrimiento es menor cuando se reproducen recuerdos dolorosos desde una perspectiva en tercera persona, que implica la visualización de nosotros mismos dentro de la escena como si la estuviéramos observando desde el punto de vista de un testigo.
Según los autores, la diferencia entre los dos tipos de perspectivas es profunda. Para comprobarlo, analizaron a grupos de personas que rememoraron experiencias desde los distintas visiones. Quienes reportaron sentir menos dolor, fueron precisamente quienes usaron una perspectiva en tercera persona.

Además, los especialistas explicaron que utilizar un punto de vista psicológico distante también permite reconstruir la comprensión de estas experiencias y llegar a nuevas conclusiones y sentimientos de cierre.

Otro aspecto que impresionó, fue que al monitorear la salud de los voluntarios del sondeo, quienes vieron sus experiencias en tercera persona, presentaron niveles de estrés y presión arterial significativamente menores, además su ritmo cardíaco volvió a la normalidad más rápido que quienes recordaron en primera persona.

Luego, tras realizar un seguimiento de una semana a los participantes, se determinó que quienes reflexionaron en tercera persona meditaron acerca de ellos mismos con mucha menos frecuencia que el resto.

El doctor en psicología Guy Winch, columnista de Pshychology Today, resumió lo señalado por los autores de la investigación en simples pasos que te permitirán cambiar la perspectiva al reflexionar sobre experiencias dolorosas.

1. Asegúrate de estar sentado o acostado cómodamente.

2. Alejarte de la escena, hasta verte a ti mismo dentro de ella. Luego reduce aún más la perspectiva para que puedas ver la situación como si fueras un extraño que pasaba por ahí.

3. Reproduce la escena mientras mantienes la perspectiva en tercera persona.

4. Procura de hacer lo mismo cada vez que reflexiones sobre una experiencia dolorosa.




Gracias por leer, comentar y compartir las notas.


Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.